Empezar el día cargados de energía puede es algo complicado para muchas personas. Si tardas mucho tiempo en sentirte despejado o te pasas la mañana cansado, ¡échale un ojo a estos trucos para empezar el día con energía!

Ten una buena rutina de sueño

Si no descansas bien o no duermes las horas suficientes, ¿cómo vas a tener energía por la mañana? Lo primero es establecer unos horarios más o menos fijos para que tu cuerpo se acostumbre a una rutina y así sea más fácil conciliar el sueño cada noche. Aléjate de pantallas un tiempo antes de irte a la cama y asegúrate de contar con un buen equipo de descanso (colchón, canapé, almohada…) para que descanses adecuadamente. Así te despertarás de mejor humor y con mucha más energía.

Hidátrate bien

Muchas veces el cansancio que sentimos a primera hora puede estar provocado por la falta de hidratación durante la noche. Así que un buen vaso de agua nada más despertarnos, especialmente si es tibia, puede ayudarnos a recuperar el líquido perdido y a poner en marcha nuestro metabolismo.

Toma una ducha revitalizante

¿Eres de los de ducha matutina? Entonces es probable que conozcas los beneficios que tiene. Si te cuesta despertarte, lo mejor es que finalices tu ducha con un poco de agua fresca, un contraste de temperaturas que te ayudará a activarte por completo, a tonificar tu piel y a reforzar el sistema inmune.

Opta por bebidas estimulantes

Una solución rápida y muy socorrida por aquellos a los que se les pegan las sábanas es empezar el día con un buen café o té. La cafeína y la teína ayudan a aumentar la agudeza mental, ¡pero ojo! El efecto termina desvaneciéndose con el tiempo. El uso de café o del té pueden ser de ayuda de forma puntual, pero no abuses de estas bebidas a lo largo del día ya que pueden acabar generando adicción y sobreestimulando nuestro cuerpo.

Aprovecha la luz solar

Si a la hora a la que te despiertas habitualmente está amaneciendo o ya ha salido el sol, ¡aprovéchalo! Abre las persianas nada más despertarte para que la luz te vaya activando poco a poco y desactive la melatonina, la hormona responsable del sueño. Si tienes más tiempo disponible, tomar un poco el sol (aunque solo sean unos minutos) te dará un plus de energía. Si además haces unos sencillos estiramientos mientras disfrutas de la luz, conseguirás activarte por completo.

Desayuna de forma completa

Saltarse el desayuno por las prisas es un error. Desayunar bien es fundamental para rendir adecuadamente por la mañana y no irse quedando dormido por las esquinas. Incluye en tu menú algo de proteína como yogurt, unos frutos secos o una tostada de salmón. A eso añádele hidratos de carbono, fibra y algo de fruta y tendrás energía para toda la mañana.

¿Te han gustado nuestros consejos? ¡Esperamos que los pongas en práctica y te funcionen! Recuerda que si quieres contar con un colchón o canapé que mejoren la calidad de tu sueño y por tanto te ayuden a estar más enérgico durante el día, puedes contar con Duerme como un Lirón. ¡Pregúntanos tus dudas!