Descansar es algo ineludible para cualquier persona, pero… ¿Cuántas horas necesitamos dormir realmente para reponer energías? ¿La popular media de 8 horas es válida para todo el mundo? Te respondemos a estas y otras preguntas relacionadas a continuación.

Cuántas horas tengo que dormir al día

Seguro que has oído mil y una veces la frase “hay que dormir 8 horas al día”. Este consejo es asumido como verdad de forma general, sin embargo, no es una norma inamovible. La realidad es que las 8 horas de sueño son una media aproximada recomendada para un adulto promedio, pero no todas las personas necesitan la misma cantidad de tiempo de descanso para reponer fuerzas.

La edad es uno de los factores que más influyen en la cantidad de horas que debe dormir cada persona. De esta forma, los bebés más pequeños necesitarán entre 14 y 17 horas de sueño para descansar bien, una cantidad que irá reduciéndose poco a poco a medida que crezcan hasta llegar a las 7 u 8 horas que necesita una persona mayor de 65 años. Entre medias tenemos las 10 horas de media que necesita un niño de 6 a 13 años, las 9 horas de un adolescente de entre 14 y 17 o las ya conocidas 8 horas de un adulto a partir los 18 años. Además, la distribución de estas horas es diferente según la edad; por ejemplo, los niños necesitan echar la siesta y los bebés tienen sus propios patrones de sueño.

Además de la edad, existen otros factores que pueden influir en la cantidad de horas de sueño que nos hacen falta, la mayoría porque afectan negativamente a la calidad del sueño provocando que necesitemos más tiempo de descanso: habitaciones que no cumplen todos los requisitos para el buen descanso, colchones inadecuados, el uso de dispositivos electrónicos antes de dormir, los despertares provocados por las ganas de ir al baño (más frecuentes en gente mayor), el estilo de vida (deportistas, trabajos nocturnos…), etc.

Qué sucede si no descansas lo suficiente

Si no descansas las horas que necesitas, tarde o temprano tu cuerpo te lo va a hacer notar. Para empezar, te levantarás más cansado, sin energía, y te costará más rendir durante el día. Si la situación continúa en el tiempo, y además también te cuesta conciliar el sueño, puedes acabar con insomnio y problemas como estrés, fallos en la memoria, envejecimiento prematuro, inestabilidad emocional o defensas bajas, entre otros.

En los niños y adolescentes es todavía más importante descansar las horas correspondientes, ya que el sueño es esencial para su crecimiento y desarrollo cognitivo, además de para fijar la información aprendida durante el día.

En Duerme como un Lirón queremos contribuir a que descanses bien con nuestro colchón Lirón Original y nuestro canapé a juego. ¡Una cama confortable es una gran ayuda para querer pasar más tiempo durmiendo!