El colchón es el elemento de mayor importancia a la hora de proporcionar un descanso de calidad a nuestro cuerpo. Sin embargo, es muy habitual que durmamos sobre un colchón que no responde a nuestras necesidades reales, o cuya vida útil ha llegado a su fin hace tiempo, con todos los perjuicios que esto implica para nuestra salud. Si quieres saber cuándo deberías decirle adiós a tu viejo colchón y comprar uno nuevo, en Duerme como un lirón te lo contamos.

Analizando tu colchón a fondo

Para averiguar si ha llegado el momento de cambiar tu colchón actual, lo primero que debes hacer es comprobar la edad del colchón. ¿Hace cuánto lo compraste? Quizá lleve contigo más tiempo del que debería… Ten en cuenta que la duración media de un colchón ronda los 10 años. Aunque pasado ese tiempo creas que todavía sigue en perfectas condiciones, la realidad es que los materiales con los que está fabricado se han ido degradando noche tras noche por el uso, lo que deteriora su calidad y, en consecuencia, también la calidad de tu sueño.

La media de 10 años es algo aproximado, porque también hay que tener en cuenta otros aspectos como el uso que se le ha dado al colchón o los materiales con los que ha sido fabricado. Si se trata de un colchón utilizado a diario y que además soporta un gran peso, el desgaste será mayor y más rápido. Si, por el contrario, se trata de un colchón que usas esporádicamente, durará más. Eso sí, no por usar el colchón la mitad de veces va a durar el doble, pero sí un tiempo más. Los materiales también influyen en la duración del colchón, ya que cuanto mejores sean, más tiempo se mantendrán en buen estado, aumentando la vida útil del mismo.

Indicios para renovar tu colchón

Además de lo ya explicado, existen algunas señales que te pueden avisar de que tu colchón ya no se encuentra en las mejores condiciones.

  • Te levantas cansado o con dolores lumbares. Es muy probable que el colchón ya no esté en su mejor momento. El 32% de la población española dice que se levanta sin energía, y la mayoría de estas personas tienen colchones de más de 10 años.
  • Te produce alergia. Si tu colchón no está fabricado con un material antiácaros, es posible que te pueda acabar produciendo alergia. Cuando cambies el colchón, asegúrate de que el nuevo no incluya materiales que te puedan causar una reacción alérgica.
  • Tu colchón se hunde o presenta abultamientos. Debido a que el desgaste del colchón se produce muy lentamente, no nos solemos dar cuenta de este indicador, por eso es necesario revisarlo detenidamente para detectar estas deformidades. Si las encontramos, ha llegado el momento de decirle adiós a tu colchón, ya que de seguir usándolo puede causarte dolores de espalda y un descanso de mala calidad.

¿Identificas alguna de estas señales en tu colchón actual? Entonces ha llegado el momento de jubilarlo y comprarte uno nuevo. Si además te aseguras de que el nuevo producto sea de calidad, como nuestro colchón Lirón, conseguirás alargar todavía más su vida útil y aumentar la calidad de tu sueño. ¡Descúbrelo!