Las camas articuladas están ganando en popularidad en los últimos tiempos y ya no solo se utilizan para personas enfermas o con dificultades de movilidad. Si tú también quieres una, tienes que saber que no todos los colchones sirven. A continuación, te contamos más sobre cómo deben ser los colchones para camas articuladas.

Motivos para elegir una cama articulada

Las camas articuladas son aquellas que, gracias a un somier especial equipado con sistema de motor eléctrico, pueden adoptar posiciones distintas a la horizontal, de forma que se pueden alzar para que la persona quede recostada, para elevar los pies… entre otras opciones.

Hay varias razones por las que una persona puede elegir una cama articulada en lugar de una más típica:

  1. La persona tiene alguna enfermedad por la cual necesita mantener una postura especial al dormir y una cama articulada es la opción más cómoda para conseguirla.
  2. La persona tiene algún tipo de movilidad reducida por la cual tiene dificultades para entrar y salir de la cama, o bien necesita pasar mucho tiempo en ella.
  3. La persona usa la cama para muchas otras actividades (trabajar, leer, ver la televisión…) y las multiposiciones de una cama articulada la ayudan a ganar en practicidad y confort.

Cómo debe ser un colchón para cama articulada

Como te habrás dado cuenta, no cualquier colchón sirve para una cama articulada. Los únicos colchones válidos para este tipo de camas son aquellos que pueden doblarse en todas las posiciones que tenga el somier. Esta capacidad de articularse depende fundamentalmente de los materiales y capas que tenga un colchón.

Los SÍes de un colchón articulado

  • Espuma HR perfilada: este es un material adecuado para el núcleo de los colchones articulados, siempre y cuando su firmeza y dureza no sea la más elevada. Además, esta tiene que contar con perfiles, unos canales en la espuma del colchón que, además de servir para mejorar su aireación, permiten que este se pueda doblar en más posiciones.
  • Látex: este material también es muy recomendado en colchones articulados por su gran flexibilidad.

Los NOes de un colchón articulado

  • Muelles: un núcleo de muelles no permite que el colchón se adapte a las formas del somier articulado (la estructura es rígida y se rompería), así que los colchones de muelles no son válidos para este uso.
  • Espuma HR sin perfilar: la falta de perfiles en la espumación hace que el colchón no se pueda doblar todo lo que necesita en un somier eléctrico.

El Lirón Original cumple con todos los requisitos que debe tener un colchón articulable, además de incluir una plancha de viscogel que lo hace no solo flexible, sino también confortable. Si has comprado una cama de este tipo recientemente o estás pensando en comprarla, ¡no dudes en echarle un vistazo a nuestro colchón!