El sector del descanso siempre se esfuerza por desarrollar técnicas cada vez más avanzadas que permitan ofrecer productos innovadores y llenos de ventajas. Es el caso de los colchones enrollados y envasados al vacío, una solución que proporciona múltiples beneficios tanto a los fabricantes como a los clientes. Gracias a una notable inversión en I + D, esta técnica de enrollado ha mejorado mucho en los últimos años, asegurando la máxima calidad y funcionalidad, por lo que cada vez son más los modelos que se presentan en este formato.

Qué son los colchones enrollados

Los colchones enrollados no son un tipo de colchón en sí, si no una novedosa manera de empaquetar estos productos. Para conseguirlo se extrae el aire del colchón para posteriormente enrollarlo sobre sí mismo. De esta manera se consigue que el producto ocupe el mínimo espacio posible, además de asegurar que todas sus propiedades se conserven intactas hasta su apertura.

Cómo se consigue un colchón enrollado

El proceso comienza introduciendo el colchón en una funda de plástico higiénica. A continuación, este se pasa por una máquina especializada que elimina todo el aire que hay en el interior del embalaje. Después, la funda de plástico se cierra con una máquina termofusible para que quede bien sellado. Por último, se enrolla para que su transporte y manipulación sean más sencillos.

Es importante destacar que este proceso solo se puede realizar en colchones con núcleo de espuma, como el Lirón Original, ya que en los de muelles se deformaría toda su estructura de forma irremediable.

Cuáles son las ventajas de los colchones enrollados

Transporte sencillo. Este tipo de embalaje facilita mucho el transporte del producto y permite agilizar las entregas. El formato de rollo permite encajarlo mejor en cualquier vehículo y es más fácil de manipular, pudiendo trasladarlo sin tantas dificultades por las escaleras, ascensores, puertas… hasta su colocación definitiva sobre una cama.

Almacenaje sencillo. Al ocupar menos volumen, necesitan de un espacio menor para almacenarlos y por tanto permiten tener más stock en un mismo lugar.

Perfecto estado. Gracias a este tipo de embalaje, el riesgo de que la mercancía llegue rota o dañada es mucho menor: ni se ensucia, ni le entra polvo, ni se humedece.

Evita hundimientos. Al prensar la espuma y envasarla al vacío, esta rompe sus poros, por lo que en el futuro el colchón siempre mantendrá la misma firmeza.

Máxima higiene. Con el envasado al vacío se protege al colchón de bacterias y agentes externos contaminantes.

Ahorro en costes. La facilidad para manejar, transportar y almacenar este tipo de colchones se ve reflejada en el precio final, que se vuelve más ajustado que en el caso del mismo colchón sin enrollar.

Ahora ya conoces un poco más sobre los beneficios de los colchones enrollados. Si estás pensando en renovar tu colchón, estos modelos son una excelente opción, así que te animamos a apostar por nuestro colchón Lirón Original, que se entrega en ese formato. ¡Consíguelo ya!